Buscar

Reflexión

Usamos el mito para salir de la angustiosa libertad de la incertidumbre.

Usamos la mente y la razón para salir de la prisión del mito.


Ahora necesitamos el silencio para salir de la prisión de la mente, el silencio para salir de

la prisión del tiempo y entrar en la eternidad.


Ve más allá de los símbolos y de sus significados.

Contempla más allá de las formas del mundo.

Trasciende la dualidad, fusiona las contracciones.

Observa más allá de las imágenes y las ideas, más allá de tus juicios sobre el bien y el mal.

Más allá de los límites ficticios de tu ego está ese insondable misterio que lo origina todo,

esa fuente de amor inconmensurable, ese manantial de luz eterna, ese origen sin origen.


Obsérvalo en lo profundo de tu corazón. Tú eres la gran manifestación de ese misterio.

Recuerda. Tú eres Eso.

320 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

La sangre de un Habsburgo derramada en las calles de Bosnia propició la caída de los imperios, el enfrentamiento de las naciones, la enemistad de los pueblos, la destrucción de los recursos, el odio d